Por Clive Rudd Fernández

1800Tírate desnudo en la piscina y dale un beso a tu vecina. Con esa letra y un fondo musical de rock light comenzó el programa de radio 1800 online que conducen Juan Juan Almeida y Lizandra Díaz Blanco, y que por estos días cumple tres años de lanzado al aire.

Desde sus inicios el programa se propuso “tender puentes en lugar de crear trincheras”, me cuenta Juan Juan desde un sofá medio improvisado que encontramos en uno de los estudios de Radio Martí en Miami.

“Hace solo unos días llamó un cubano que vive en Suecia que escucha nuestro programa vía radio digital”, me comenta Lizandra. “Y desde Cuba nos envía mensajes mucha gente que me llenan de alegría cuando nos dicen que nuestro programa les da luz a su día”, me dice Juan Juan emocionado.

Lo que distingue al programa es que “no hace politiquería, sino busca entretener, informar de forma desenfadada y crear un espacio donde frecuentemente recibimos a blogueros, artistas, empresarios, deportistas y otros cubanos de adentro y fuera de la Isla. 1800 online en Radio Martí es como un pétalo azul dentro de una flor naranja”, me dice Juan Juan entre risotadas.

En el programa han participado artistas como Luis Alberto García, Irela Bravo y Olga Navarro como también periodistas que trabajan para medios oficialistas cubanos como Julio Acanda.

Independiente de quien sea el invitado el sonido de fondo que ha caracterizado al programa desde sus inicios son las carcajadas de sus locutores. “Nunca quise hacer nada serio. Desde el principio la idea fue reírnos de todo”, afirma Juan Juan mientras Lizandra me tira una mirada de complicidad.

El nombre del programa “1800 online” se debe a un conjunto de coincidencias interesantes incluidas un restaurante homónimo del malecón habanero y a que el programa dura 30 minutos, que son 1800 segundos y según Lizandra “en la radio un segundo puede definir todo un programa”.

Pero esquivar la política en un programa de radio fundamentalmente dedicado a los cubanos no es empresa fácil.

Al menos en una ocasión recuerdo a un invitado que era un cubano que vivía en la calle, un homeless. Juan Juan y Lizandra querían que los oyentes escucharan los detalles de su historia personal y abrir los micrófonos para los que los quisieran ayudar pudieran tirarle una mano. Pero el programa se fue por otro lado. El invitado llenaba el aire de consignas sin hilo ni historia que adjuntar y Lizandra hacía malabarismos para que el invitado conectara con el resto de la audiencia en lugar de consigo mismo.

“En un programa en vivo tienes una idea por donde va la historia pero no siempre recorre el camino que esperabas”, asegura Juan Juan antes de contarme otra de las anécdotas en la que no pudieron separar la política de las artes de informar y entretener.

“Invitamos a una actriz porno que utiliza las redes sociales para hacer publicidad a sus servicios. La entrevista fue muy buena porque la mujer es de aquellas que no solo está convencida de que tiene un buen trabajo, sino que tiene el trabajo que ella cree perfecto para ella”, agrega Lizandra.

“Después de la entrevista nos acribillaron a quejas por tocar el tema, incluso personas que confesaron no haber escuchado el programa. Solo por la naturaleza del tema”. “Ese es mi mayor temor”, dice Juan Juan, “hacer un programa con una intención y no ser comprendido, ser mal interpretado. No llegar a mi audiencia.”

1800 nace de una serendipia. Juan Juan había hecho una propuesta de programa de radio a la dirección de Radio Martí y Lizandra acababa de llegar de Cuba habiendo dejado atrás tres años de experiencia en una radio local en Sancti Spíritus.

A Lizandra la habían contratado para hacer periodismo digital en el portal web de Marti Noticias cuando Juan Juan la escuchó en un rincón de la redacción tirar una de sus risas con acento radial. “En ese momento supe que esa era la pieza que me faltaba para lanzar el programa”, me dice Juan Juan.

El toque fue más de suerte que de casualidad porque Juan Juan no tenía ni un minuto de práctica en la radio y “la experiencia en radio y periodística de Lizandra le dio al programa el ancla a la realidad que yo necesitaba”, asegura Juan Juan.

Por un momento nos interrumpen. Llaman a la puerta a Lizandra, que alguien vino de Washington a entrevistarla para hablar del programa. Me quedo solo con Juan Juan y aprovecho la oportunidad para preguntarle sobre su romance radial con Lizandra.

¿Qué es lo hay entre ustedes que los oyentes dicen que la química va más allá de los micrófonos?

“Es un romance radial, es una de esas casualidades de la vida donde te encuentras con alguien que te complementa profesionalmente. Pero hasta ahí llega la historia”, insiste Juan Juan mientras se dispara una de sus carcajadas contagiosas.

Llegó la hora. Nos metemos al estudio y parecen todos hormigas frente a media docena de pantallas de computadoras con cajas de colores y nombres raros como cue, line1, line2.

Hay un productor y un realizador de sonido en mi lado del estudio. Del otro lado de la habitación, separados por un gran cristal, están Juan Juan y Lizandra con unos audífonos inmensos y micrófonos sobredimensionados.

Tiran la música de entrada del programa. Juan Juan y Lizandra se transforman. Parecen actores de televisión y aunque nadie los esté mirando, están ya en posición frente a los micrófonos. El productor llama a los invitados por teléfono y Juan Juan comienza con las suyas:

“Lizandra, ¿sabías que los dinosaurios se endrogaban?”

“¿Pero qué dices? Recuerda que estamos en vivo”, responde Lizandra con cara de susto.

“Sí, chica, no es broma. Un estudio de una universidad de Oregon encontró que un grupo de dinosaurios consumían hongos alucinógenos”, explica Juan Juan con cara de pillería.

Lizandra respira profundo y responde cualquier cosa con tal de pasar al próximo tema.

Los 1800 segundos del programa se van volando. Se cierran los micrófonos. El anuncio grande rojo que dice “grabando en vivo” se apaga. Juan Juan aparta el bulto de hojas que utilizó como guión para el programa y sale del estudio riéndose con Lizandra.

Yo entré para quedarme con su guión, creí que me podía servir para hacer esta crónica, pero me encontré que todas sus hojas y las de Lizandra estaban prácticamente vacías.

Solo tenían tres palabras: dinosaurios, Ana María y alucinógenos.

* 1800 online se transmite por Radio Martí de lunes a viernes de 4:30 PM a 5:00 PM hora de Cuba, con retrasmisión a las 9:00 PM y 2:00 AM hora de Cuba, por Radio Caracol y vía internet por siriusXM.com en el canal latino (153).

Anuncios